A+ A A-

#Tips Errores fatales al conducir con niebla

 PUBLICIDAD 

  

¿Sabías que conducir con niebla aumenta considerablemente la probabilidad de que nos salgamos de la carretera? Te ponemos en antecedentes de los errores más habituales de los conductores.

En esta temporada decembrina en las que la niebla se está dejando ver , sobre todo en las primeras horas de la mañana, es importante que conozcas los principales errores que cometemos los conductores ante esta condición climática. La mayoría de ellos pueden ser sancionables, así que no pierdas detalle de lo que te contamos a continuación.

 PUBLICIDAD

 

Utilizar las luces de carretera:

El error más común consiste en encender las popularmente conocidas como luces "altas", lo que no sólo no nos ayudará a ver mejor la vía, sino que puede ser incluso contraproducente. El motivo es que estas luces tan fuertes se reflejan en la propia niebla, dificultando aún más la ya de por sí poca visibilidad que tenemos. Además, podemos molestar a otros conductores.

Debes saber que está obligado a usar la luz de posición y la de cruce cuando te encuentres con niebla –sea densa o no-. La utilización de la luz antiniebla delantera es de carácter opcional –siempre que te encuentres con las condiciones climáticas anteriores-, por lo que puedes recurrir a ella sin problemas. Tranquilo, están especialmente preparadas para evitar que se reflejen contra ti.

Ten cuidado, porque la luz antiniebla trasera no se puede utilizar siempre. Pero sí que será obligatoria en condiciones de niebla densa y cuando sea necesario hacernos ver. En caso de poder deslumbrar a los demás usuarios, deberemos proceder a desconectarlas.

No aumentar la velocidad:

Muchos conductores se entran en panico cuando están pasando por una zona de niebla, por lo que mantienen una velocidad bastante rápida o incluso aceleran para salir de ella lo antes posible. El problema viene por la dificultad que tiene el conductor para considerar si va demasiado de prisa o no. Al no ver puntos de referencia como señales o árboles, podemos estar conduciendo por encima de lo que consideramos un ‘nivel de seguridad’. Lo mejor es usar el acelerador y el freno de manera suave.

Estacionar en a los lados de las autpistas:

la poca visibilidad puede hacer que decidamos pararnos y esperar a que la niebla sea menos densa. Esta decisión es totalmente acertada, pero no debemos parar en zonas en las que podamos suponer un obstáculo para otros vehículos. Por ejemplo, detenerse en los hombrillos no es una buena idea. Lo mejor es hacer uso de la múltiples estaciones de servicio que podemos encontrarnos por el camino.

Pegarse demasiado al vehículo de adelante:

es un error muy común, que ni siquiera se respeta muchas veces en el día a día. Pero no podemos mantener las malas costumbres, ya que con niebla la probabilidad de colisión aumenta. No cometas el fallo de tomar como referencia un vehículo que llevas delante. Lo mejor es que uses el alumbrado correctamente para que los demás te vean y mantener una distancia prudencial con el resto de usuarios de la vía.

Conducir con la misma confianza que un día normal:

la costumbre de hacer la misma ruta siempre y los años al volante, pueden pasar factura. Tenemos que estar mucho más concentrados en días de niebla, en los que no contamos con la misma visibilidad que un día soleado. Aunque no veamos claramente los peligros, siguen estando ahí. Olvídate de distracciones con el celular o de subir el volumen de la música demasiado. La conducción defensiva debe ser siempre máxima, pero en días con malas condiciones climáticas debe ser extrema. Tampoco es mala idea que abras las ventanas un poco, lo que te permitirá escuchar lo que pasa a tu alrededor. ¡Quién sabe si tu oído puede llegar a intuir lo que la vista no ve!

FUENTE: http://www.autopista.es

volver arriba

Buscar