A+ A A-

El Cinturón de seguridad: la patente del siglo que Volvo regaló al mundo

 PUBLICIDAD 

  

En 1958 la gente no solía abrocharse el cinturón. ¿Por qué? Precisamente porque cuando ocurría algún accidente los cinturones de seguridad de por aquel entonces daban más problemas que ventajas, ya que la presión que ejercían en el abdomen causando lesiones internas. ¿Y los pilotos de carrera? Usaban arneses. Por suerte, en Volvo, ya trabajaban entonces para mejorar la seguridad de los cinturones.

Uno de los primeros pasos que realizó la marca sueca fue contratar a Nils Bohlin, un ingeniero jefe en seguridad que había diseñado previamente asientos eyectables (también llamados asientos expulsables o lanzables) para aviones de combate. Bohlin dirigió su mirada hacia los cinturones de seguridad de tres puntos y, según unas palabras dirigidas al New York Times, “fue solo cuestión de encontrar una solución que fuera simple, eficaz y que se pudiera poner en práctica con una sola mano”.

En 1959 (hace ya 54 años) Volvo entregó su primer auto utilizando un cinturón de seguridad de tres puntos. Tres años más tarde, en 1962, la marca sueca decidió liberar la patente para que el resto de marcas pudieran aumentar la seguridad de los viajeros implementando sus coches con su cinturón. ¡Qué gran idea!

Desde entonces, se estima que este invento ha salvado ya más de un millón de vidas y que al año evita unas 100.000 muertes. EL cinturón de seguridad fue reconocido como una de las ocho invenciones más significativas para la humanidad entre 1885 y 1985 por la prestigiosa Oficina Alemana de Patentes y Marcas.

El diseño de Volvo, con tres puntos de anclaje en lugar de dos, se convertiría en poco tiempo en la norma universal para todos los vehículos de calle del mundo. Fue el Volvo Amazón de 1959, el primer vehiculo que tuvo el honor de incluir un cinturón de seguridad de tres puntos. Aquella evolución se centraba en un cinturón que sujetaba, además de la parte superior del tronco de manera diagonal, la zona de las caderas, y que se atase a un lado del asiento y no se moviese.

El desarrollo de este sistema de seguridad pasaba también, irremediablemente, por ser incluido también en los asientos traseros, hecho que sucedió en 1967. Dos décadas después, en 1986, el cinturón de seguridad se incluyó también en el asiento trasero central y no sería hasta 1993 cuando fue incluido de serie en todos los asientos.

 PUBLICIDAD

 

Para Hans Nyth, responsable del centro de seguridad de Volvo Cars, “lo que hace único a este dispositivo es que proporciona seguridad a los ocupantes tanto de los asientos delanteros como traseros de un vehículo en todo tipo de accidentes, evitando además que salgan disparados en caso de colisión”.

Muchas marcas le deben a Volvo y a Nils Bohlin, la generosidad de compartir este invento que tantas vidas ha salvado.

volver arriba

Buscar