A+ A A-

¿Un Mustang en las nubes?

 PUBLICIDAD 

  

Ford decidió celebrar el 50 aniversario del Mustang, reeditando la increíble experiencia de llevarlo hasta el piso 86 del Empire State Building de Manhattan, tal como lo hiciera allá por 1965 durante el lanzamiento del primer Mustang de la historia.

Para repetir el acontecimiento, Ford contrató a la empresa DST, la misma que realizó el evento en aquella ocasión. El trabajo exigió una cuidadosa medición de todos los ingresos y ascensores del edificio. De hecho hasta se construyó una maqueta de madera del ascensor para garantizar los encajes. Es que el coche tenía que subirse por ellos, embalado en cajas.

Por el lado del auto, se fabricó un modelo a escala del Mustang GT Convertible 2015, sexta generación del pony car más famoso de todos los tiempos, para definir dónde deberían hacerse los cortes para el traslado y el ascenso. Como el Empire State es un edificio histórico y sus ascensores tienen terminaciones en madera “art deco” y bronce, fue necesario proyectar las piezas para que entraran cómodas y se evitara dañarlos.

 PUBLICIDAD

 

En la edición original hubo dificultades para hacer entrar la dirección del coche, por eso en esta oportunidad se construyeron dos prototipos de la carrocería del Mustang GT Convertible. Uno viajó a Nueva York para ser desmontado y tratado antes de ser cortado y pintado. El otro fue utilizado como guía para determinar la ubicación de los cortes y de los encajes. Las piezas también fueron pesadas para cumplir con los límites de carga del ascensor y de la plataforma de observación, donde fue exhibido en el mes de abril.

La construcción del modelo definitivo llevó seis semanas, y si bien este hombre, Bill Ford no apretó ni una sola tuerca, ha sido el encargado de posar ante las cámaras…por algo es el jefe, y no sólo eso, sino que es el bisnieto del mismísimo Henry Ford, que seguramente, desde algún lugar, siguió este evento con mucho orgullo.

volver arriba

Buscar