Mercedes-Benz Vario Research Car 95 ¿por qué tener un auto cuando puedes tener cuatro?

Mercedes-Benz Vario Research Car 95 ¿por qué tener un auto cuando puedes tener cuatro?

 PUBLICIDAD 

  

Cuatro carrocerías en un único auto. Imagina hacer la compra de la semana, el sábado, en un familiar. Salir a pasear con el fresco del atardecer en un descapotable. Madrugar el domingo para cargar la bicicleta en tu pick-up y subir un puerto de montaña. Disfrutar el resto de la semana, en tus quehaceres diarios, de un coupé. Como mínimo necesitarías cuatro vehiculos y un garaje de 80 m2, o eso, o tener uno de los prototipos más peculiares de cuantos haya presentado Mercedes-Benz, el Vario Research Car de 1995.

 PUBLICIDAD

 

En nuestros días, la idea del automóvil polivalente está más presente que nunca. La industria bien podría dividirse en vehículos con un enfoque muy concreto, y espíritu de segundo o tercer auto; y vehículos muy versátiles, de entre los cuales los crossover han sido los que más esfuerzo han exigido a las marcas para tratar de demostrar que igual sirven para el día a día, para moverse con agilidad por la ciudad, que para salir de viaje o hacer una escapada por el campo.

El prototipo Mercedes Vario Research Car llevó en 1995 esa versatilidad al extremo. Su carrocería podía modificarse por completo ¡en solo quince minutos!

Mercedes-Benz diseñó un vehiculo con carrocería moldeada en un compuesto plástico reforzado de fibra de carbono, con cuatro paneles superiores, para el área del techo, desmontables. De forma que en el momento en el que quisieras transformar tu coupé, en un descapotable, en un pick-up o en un familiar, tan solo tuvieras que sustituir una única pieza, en un proceso que apenas te llevaría 15 minutos.

Pero la idea teórica de Mercedes-Benz no consistía precisamente en que los clientes estuvieran continuamente modificando la carrocería para adaptarlo a sus necesidades, o que tuvieran que reservar sitio en el garaje para alojar al menos tres techos diferentes. Unas estaciones de servicio especiales, que alquilarían los diferentes techos, se encargarían del “trabajo sucio” mientras el cliente se toma un café.

Hace casi veinte años, Mercedes-Benz llegó a la conclusión de que sus clientes buscarían la dualidad de un auto que les permitiera realizar múltiples actividades, sobre todo compaginar el uso del día a día y el laboral con las actividades de ocio. La verdad es que no iban muy desencaminados.

En su desarrollo, Mercedes tuvo que idear soluciones efectivas y ligeras para agilizar y simplificar el proceso, como utilizar conexiones sencillas y seguras de las piezas y los sistemas eléctricos.

Este prototipo fue innovador también por otros aspectos. Hace casi 20 años ya comenzaron a utilizar algo que está muy de moda en estos días de fervor eléctrico, por primera vez se utilizaban frenos y dirección sin conexión mecánica, un sistema drive-by-wire como el que ya emplean algunos vehículos modernos.

También se utilizó otra solución muy de moda en nuestros días, sustituir el cuadro de mandos analógico por un sistema digital a todo color que por aquel entonces sería equiparable a tener una Super Nintendo tras el volante.

VER GALERIA DE IMAGENES

 

Si te gustó esta noticia no olvides COMENTAR, COMPARTIR y SIGUIRNOS
volver arriba