A+ A A-

#Curiosidades Descubre porque los poderosos motores Chrysler se llaman HEMI

 Publicidad


  

HEMI es desde hace tiempo uno de los motores más reconocidos por su alto rendimiento, potencia y por colocarse en los autos más representativos de las marcas Chrysler, Dodge, Jeep y RAM.

 

Su nombre inmediatamente es intimidante. El auto que lo porte, carga un enorme peso en su cofre pues no solo carga el motor, sino también muchos años de historia.

 

Pero ¿por qué se le conoce así?

 

Su historia se remonta al periodo previo a la Segunda Guerra Mundial, cuando Chrysler retomó la idea de modificar las tapas de los cilindros de diferentes formas para permitir un flujo mayor de combustible y aire.

 

Los ingenieros, descubrieron que las tapas de cilindros convencionales acumulaban carbón que reducía significativamente la potencia. En ese momento fue cuando se dieron cuenta que una tapa HEMIsférica brindaba menos pérdidas, menos desechos y permitía una disposición de 53 grados de las válvulas. Esto se traduce en potencia considerablemente mayor.

 

Se construyó un motor con seis cilindros en línea con la nueva tapa y se le comparó con uno similar convencional. El resultado fue obvio: el desempeño del hemisférico sobrepasó por mucho al normal.

 

Aunque Chrysler ya había hecho las investigaciones y experimentos, no fue sino hasta principios de los cincuenta que vieron la luz por primera vez.

 

Y te preguntarás ¿cuál fue el auto elegido para portar por primera vez un motor HEMI de producción?

 

El primero en utilizar la configuración fue el motor 331 de los años 1951 a 1955, que en ese momento era colocado en el Chrysler New Yorker. Sin embargo aún no contaba con la famosa denominación. En un principio fue bautizado como FirePower engine

 

Fue hasta la segunda generación de motores con tapa hemisférica, con el motor 426, que oficialmente obtuvo su nombre.

 

La segunda generación, tuvo sus años de gloria. Ya era utilizado por los muscle cars más famosos de la época, como Dodge Charger, Challenger, Plymouth Barracuda, etc.

Todo era miel sobre hojuelas para Chrysler, se había colocado como uno de los referentes importantes en la calle, las competencias de NASCAR (se coronó en las 500 millas de Daytona en 1964) y el HEMI se posicionó como uno de los motores más importantes en la industria automotriz.

 

Sin embargo, a principios de los setenta, nuevas medidas en cuanto a emisiones contaminantes obligaron a Chrysler a terminar la producción en 1971.

 

 

Publicidad 

 

 

 

32 años después, revivió la leyenda en los motores utilizados en la Dodge RAM y progresivamente aparecieron modelos que utilizaban el motor 5.7 litros. Vehículos como las nuevas generaciones de Dodge Charger, Dodge Challenger y Jeep Grand Cherokee fueron los que abanderaban su nombre.

La nueva generación, se encuentra en un nivel muy avanzado de potencia. Modelos como el Dodge Challenger Hellcat o la Grand Cherokee TrackHawk, montan el impresionante 6.2 litros con 707 caballos de potencia y 650 libras-pie de torque. 

Sin duda, un motor cuya sencilla denominación, evolucionó en una de las tecnologías más avanzadas y colocó a Chrysler como referente a nivel mundial, brindándole premios, récords mundiales y el auto más rápido en recorrer el cuarto de milla.

FUENTE: atraccion360
volver arriba

Buscar