A+ A A-

#DueloMotor ¿McLaren F1 o Bugatti Veyron? un duelo que no te puedes perder #VIDEO

 

 

SIGUENOS

 

Ambos son el máximo exponente de la ingeniería en el momento en que se lanzaron, dos décadas de diferencia entre uno y otro pero un objetivo común: ser el auto más rápido y avanzado del mundo. Y tanto en McLaren como en Bugatti lo consiguieron. Pocas veces se tiene la posibilidad de ver juntos a dos de las mejores creaciones que se han vendido como un auto de calle, pero este corto documental los reúne y nos acerca un poco a su historia.

 

El McLaren F1 nació del propósito de Gordon Murray, uno de los mejores diseñadores de Fórmula 1 de la historia, de construir el mejor coche de carretera jamás creado. Para conseguirlo, McLaren le brindó una oportunidad de oro y puso toda la carne en el asador; no escatimaron en emplear las tecnologías y materiales más avanzados de la época para acabar haciendo el mejor superdeportivo fabricado jamás. Lo diseñaron con una configuración de tres asientos con el conductor en posición central, para emular las sensaciones de un piloto en un monoplaza al mismo tiempo que ofrecía mejor reparto de pesos y más ergonomía, eligieron un fantástico motor V12 atmosférico de origen BMW, 6.1 litros y 635 CV situado a la espalda del conductor y la reducción de peso fue obsesiva para lograr quedarse en 1140 kilos en seco.

 

El McLaren F1 no equipaba dirección asistida, ni controles electrónicos de tracción ni estabilidad; ni siquiera ABS. Todo eso aportaba peso al conjunto y restaba feedback a la conducción. Se hicieron 106 autos incluyendo prototipos, modelos de calle y los de competición y consiguió ser el coche más rápido del mundo durante casi dos décadas -con su récord de 391 Km/h de velocidad punta sigue siendo el auto con motor atmosférico más rápido del mundo. Hasta la aparición del Veyron.

 

Capricho de Ferdinand Piëch, nieto de Ferdinand Porsche y mandamás del Grupo Volkswagen hasta la primavera de 2015, el Bugatti Veyron es una oda a la ingeniería como el F1, pero con otro enfoque. Consiguió ser el auto más rápido del mundo en línea recta pero no era el más ágil cuando había que afrontar curvas. Y es que su equipamiento de seguridad y confort más rico que el del F1 lo hace también mucho más pesado: un Veyron pesa unos 600 kilos más que un F1 en orden de marcha. De hecho, el propio Gordon Murray llegó a decir del Veyron que es “el ejercicio más inútil del planeta”, achacando que centrarse sólo en la velocidad punta sin que importe añadir tanto peso “no es diseñar un coche”. No soy nadie para llevarle la contraria al señor Murray.

Clash of the Titans from Kidston.TV on Vimeo.

FUENTE: diariomotor
volver arriba

Buscar